jueves, 29 de julio de 2010

Militares y policías al servicio del empresario Miguel Facussé intimidan a pobladores de Zacate Grande.

Policías y militares llegaron en la mañana de hoy a la localidad de Puerto Grande en la Isla de Zacate Grande acompañando a supuestos agrimensores con la intención de medir las tierras que reclama como de su propiedad el empresario Miguel Facussé.

Como parte de su estrategia de debilitamiento del Movimiento de Recuperación y Titulación de Tierras de la Península de Zacate Grande pretende dividir y enfrentar a los pobladores entregando títulos de propiedad a ciertos grupos de familias en perjuicio de otras que actualmente ocupan la tierra desde hace varias décadas, tal es el caso de 100 títulos de propiedad otorgados el mes pasado en las comunidades de Puerto Grande y La Flor.

Lamentablemente esta maniobra se da en contubernio con las autoridades edilicias que han sido cooptadas por el Señor Facussé con el otorgamiento de terrenos para que las utilice en proyectos “sociales”. Es necesario recordar que la Alcaldía no tiene derechos sobre ninguna de las tierras de la Península pues investigaciones en el tracto sucesivo demuestran en principio que las tierras de Zacate Grande nunca fueron ejidales y, que por lo tanto, todos los documentos públicos otorgados por la municipalidad de Amapala concediendo dominio pleno o útil sobre las propiedades no tienen valor y efecto alguno.

De no tomar las medidas necesarias que pongan fin al conflicto agrario en la Península de Zacate Grande se podría desatar un fuerte enfrentamiento, no solo entre los pobladores que históricamente han hecho uso y posesión de las tierras y el empresario Miguel Facussé; sino entre familias campesinas que ahora reclamarán su derecho por poseer escrituras otorgadas recientemente.

FIAN Honduras exige que cese la intervención de la policía y el ejército para intimidar a los pobladores de la Península de Zacate Grande y se inicie de inmediato un proceso que dé solución definitiva a la problemática y haga justicia a las familias que desde hace 80 años viven y trabajaban en esas tierras.

Hacemos desde ya responsables de cualquier situación grave en la zona al actual régimen de Porfirio Lobo Sosa por su silencio y omisión cómplice ante las constantes agresiones que sufren los pobladores de Zacate Grande por las fuerzas policiales, militares y de seguridad privada del señor Facussé.

Hacemos un llamado a organismos internacionales de derechos humanos a que exijan al actual régimen la observancia de los derechos humanos de la población de Zacate Grande que defienden su derecho de acceder a ese medio de vida.

Tegucigalpa, 27 de julio de 2010

Gilberto Ríos
Secretario Ejecutivo de FIAN Internacional, Sección Honduras.

Archivo del blog