martes, 28 de mayo de 2013

Siguen los atropellos en Playa Blanca



Denuncia publica
(4) 

 Al pueblo hondureño, organismos de derechos humanos, gobierno de la república y comunidad internacional la Asociación por el Desarrollo de la Península de Zacate Grande (ADEPZA) denuncia lo siguiente:

Que el día 22 de mayo, en la comunidad de Playa Blanca, se consolidó por parte de ADEPZA, el Comité por la defensa del territorio de Playa Blanca, como propuesta de esta comunidad, para resistir a los ataques de desalojos que se están originado en la zona.

Que este comité nace bajo desalojos, por parte de los ricos y poderosos a nombre de testaferros, que han entrado a la comunidad, empleando personas de ella misma, para construir un muro de dos metros de altura y 40 centímetros de ancho.


Que el día 27 de Mayo 2013 alrededor de las 4 de la tarde el señor Edilberto Cruz, más conocido como Don Betto, junto a su hijo, un guardia privado, 3 empleados suyos residentes en la comunidad y dos policías de la posta de El Relleno, se hicieron presente, en el caserillo Puerto Sierra, aldea de Playa Blanca, presentándose en la casa de Santo Hernández y amenazando a doña María, su esposa, de llevarla presa para Nacaome si no desalojaban su vivienda.

Que después subieron a otro solar del mismo Santos, quitándole el alambre para luego ir a la propiedad de Don Faustino actuando de la misma forma y amenazándole de llevarlo a la cárcel.

Después de una fuerte discusión entre pobladores, el grupo que resguardaba a don Betto, se fue anunciando que iban a volver el día siguiente acompañado por militares.

Cabe señalar que los dos policías que iban acompañando el grupo no presentaron ningún orden de desalojo ni títulos de propriedad de Don Betto, sencillamente estaban a su protección.

El día de hoy 28 de Mayo 2013 un pequeño grupo de afectados fue a Amapala y en el tribunal de la Isla se comprobó que el día anterior los hechos se dieron sin el respaldo de ninguna denuncia ni resolución del juzgado.
De allí los afectados fueron a la DNIC para llevar su denuncia.
Los empleados de la institución rechazaron tomarla, con el pretexto de que los denunciantes no tenían título de propiedad sobre la tierra.

Por la tarde los pobladores volvieron a levantar los alambres y luego bajaron al caserillo para intentar hablar con los albañiles que están levantando un muro de 2 metros de altura, por 40 cm de ancho.

Los empleados rechazaron el pedido de parar los trabajos diciendo que nada le importan los argumentos de los afectados, solo le interesa ganarse la vida.

Como organización nos mostramos renuentes a aceptar los desalojos en contra de las comunidades de Zacate Grande, a la vez reafirmamos nuestra convicción y permanente lucha por la defensa de nuestras playas y tierras.







Archivo del blog